Según datos de la organización panamericana de la salud (OPS), en el año 2020 9,9 millones de personas enfermaron de tuberculosis a nivel mundial, con un estimado de 1.5 millones de muertes causadas por esta enfermedad y de estas muertes 214.000 estaban asociadas a infección con VIH.

En las Américas, en el 2020, se estimaron 291.000 casos de tuberculosis con 27.000 muertes, el 29% de estas muertes se asocia a infección por VIH, sin olvidar que por problemas del sistema de salud en algunos países hay subregistro.

Para la organización panamericana de la salud, la pandemia de Covid-19 ha revertido alguno de los avances que se habían logrado en la última década en el control de esta enfermedad, dado que la pandemia afectó seriamente el acceso a los servicios esenciales de salud.

Para el diagnóstico de infección latente y de la enfermedad, se ha contado con la tuberculina (PPD), la baciloscopia y el cultivo de esputo, afortunadamente se han generado algunas pruebas rápidas que tienen mejor sensibilidad que las pruebas históricamente conocidas como lo son:

  • Quanti FERON TB Gold: técnica basada en la liberación de interferón gamma tras la estimulación de linfocitos con antígenos de mycobacterium tuberculoso, no permite diferencias en la infección latente de enfermedad activa, tiene la ventaja de no dar reacción cruzada con la vacuna de la BCG.
  • La X pert MTB RIF: es una prueba que ha demostrado ser mucho más sensible que la baciloscopia, pero menos sensible que el cultivo, detecta todos los casos con baciloscopias positiva y 2,3 de los casos con baciloscopia negativa y cultivo positivo, esta prueba se puede realizar en laboratorios de baja complejidad.
  • TB LAMP: es otro método recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para reemplazar la baciloscopia, se puede realizar en laboratorios de baja complejidad, es un poco menos sensible que el X pert para detectar casos con baciloscopia negativa y cultivo positivo. Esta prueba detecta en orina un antígeno polisacárido de las micobacterias mediante cromatografía de flujo lateral. Según la OMS la incidencia de tuberculosis ha disminuido un 2% anual y entre el año 2015 al 2020 la reducción acumulada fue del 11%, lo que supone un gran logro en la política de la OMS de estrategia de fin a la tuberculosis.

Para este año se necesitan $13.000´000.000 millones de dólares anuales para la prevención, el diagnóstico, tratamiento y la atención de la tuberculosis, situación difícil para los países de ingresos bajos en donde se encuentran el 98% de los casos.

En nuestro ejercicio médico debemos tener siempre en mente la posibilidad de la tuberculosis y recordar que el día mundial de la tuberculosis no solo es el 24 de marzo, si no los 365 días del año.

Rubén Dueñas V
Neumólogo
Idime S.A.